Ene-23-2018

Repatriación Funeraria: Un acto de amor y responsabilidad

¡Vaya sorpresa! Hace unos días me encontré con un amigo que no veía desde que éramos niños. Julio, “El flaco”, como le decíamos en aquel entonces, había crecido más de la cuenta y por poco no lo reconozco. Lo invité a tomar un café para hablar de los viejos tiempos y preguntarle por su familia, mientras nos resguardábamos del frío invierno neoyorquino. Recuerdo que, en medio de la conversación, hablamos de lo difícil que es vivir en un país distinto al propio, lejos de la familia y teniendo que lidiar con la soledad de vez en cuando. Entonces, surgió una de esas preguntas incómodas que todo inmigrante se hace estando tal lejos de los suyos: ¿Qué pasaría si llegáramos a fallecer en Estados Unidos, a miles de kilómetros de distancia de nuestras familias? ¿Quién se encargaría de nuestro cuerpo, de nuestro funeral y sobre todo de nuestra repatriación? Confieso que pensar en eso me puso la piel de gallina.  A casi nadie le gusta pensar en la muerte ni considerar que eso puede llegar a suceder. Sin embargo, y en eso coincidimos mi viejo amigo y yo, a todos, tarde o temprano, nos toca y no hay un acto más responsable que dejar todo planeado y cuidar a la familia. “No me quiero ni imaginar la angustia de mi madre si algún día la llamaran para decirle que fallecí y que debe repatriar mi cuerpo.”, dijo el Flaco, con cara de preocupación.

Positivos pero responsables

Soy de los que piensa que todo lo en la vida sucede con un propósito. Y desde ese día, después de esa conversación, sentí que debía tomar una decisión importante por mí y por mi familia. Ya sabemos que los latinos somos gente de sangre alegre, positivos, optimistas, y por eso a veces olvidamos resolver a tiempo eventos importantes de la vida. Creemos que si no pensamos o hablamos de ciertas cosas, nunca nos van a ocurrir. Pero si no las prevenimos podemos llevarnos una mala experiencia. En el caso de prever nuestra muerte, debemos tomar decisiones responsables. Por eso, me di a la tarea de investigar el costo del traslado del cuerpo hacia mi país, donde está mi familia y amigos.

¿Cuánto cuesta un servicio de repatriación?

Casi me caigo de la silla cuando supe el valor de un servicio de repatriación funeraria, que es llevar el cuerpo o cenizas de un difunto desde el extranjero hasta el país donde nació, es decir hasta su patria.  A la familia le cuesta aproximadamente entre $8000 y $10.000 dólares repatriar el cuerpo de la persona fallecida, dinero  que debe pagarse inmediatamente para agilizar los trámites de preparación sanitaria y transportación para la repatriación.  Me espanté porque sé que mi familia no tiene ese dinero “debajo del colchón” o manera de juntarlo rápidamente.

Como buen latino, no me quedé sentado y me puse a buscarle solución a este dilema. Entonces, me encontré con algo llamado PREXCO Repatriación Funeraria Multilatina, que ofrece planes de Previsión Exequial para Repatriación. Al principio no entendí qué era eso, pero llamé y una asesora me explicó que era un plan a la medida de mis necesidades familiares para permanecer protegido en caso de morir en los Estados Unidos. Pagando cuotas muy bajas cada mes, quedo cubierto por PREXCO, y si me llego a morir acá, su equipo se encarga de todos los trámites para que mis restos sean entregados a mi familia en mi país. De esta manera mis seres queridos no tendrán que preocuparse por nada.

Entendí que ese Plan de Previsión Funeraria es la mejor manera de prevenir y no dejar problemas cuando ya no esté. Es una decisión amorosa y responsable con mis seres queridos que se quedan.  De ese modo, aseguro mi tranquilidad y la de mi familia.

Yo ya me afilié a PREXCO, pero ya mismo llamo a Julio para pasarle el chisme de lo que encontré y que él también deje ese asunto bien resuelto, por si las dudas.

FELIPE MURILLO

1 thought on “Repatriación Funeraria: Un acto de amor y responsabilidad

  1. Me alegro mucho de saber qué hay un organismo donde uno se puede afiliar para así ir pagando esa clase de gastos es muy importante para no poner en apuros a la familia cuando sucede algo así gracias por la información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *